Skip to main content

England expects that every man will do his duty


Una frase que llamó mi atención en 1975 cuando visité el HMS Victory, en el museo naval de Southampton. La dictó el comandante Nelson antes de la batalla de Trafalgar y fue difundida a todos los barcos de la flota a través de señales realizadas con banderines náuticos. Me sorprendió tanto que hasta compré dos jarras de ron de las que circulaban entre los oficiales y llevaban grabada la frase (bien, hoy creo que los oficiales posiblemente ignoraran la frase y las jarras eran un souvenir para los turistas).
Básicamente Nelson en uno de los puntos neurálgicos de la historia, pedía a sus hombres que simplemente hiciesen su trabajo: "Inglaterra espera que cada hombre haga su trabajo".No les pidió sacrificio con lágrimas en los ojos como la ministro de trabajo de Italia, no les dijo que ocho de cada diez no lograrían jubilarse y que cuando más estudiasen más les costaría llegar a una pensión. Nelson pidió a sus hombres que hiciesen su trabajo, lo que sabían hacer, sin escaquearse, sin guardar munición para después...
Y me encuentro con un gran conflicto en Catalunya por el tema de las retalledes y un sindicato de empleados públicos al borde de la histeria. Bien, es predecible que todos saltemos cuando nos tocan nuestros privilegios. Es instintivo reaccionar ante la invasión de nuestros derechos adquiridos pero hemos de pensar que el 90% de la ciudadanía tiene la sensación de que los funcionarios chupan del bote sin dar un palo al agua.
Bien, analicemos: dos pagas extras al año (a mí siempre me las incluyeron dentro del sueldo y nadie que conozca en el sector privado las cobra). Tickets de comida: ¿qué es eso?, los míos acabaron en 2006. Concentración de vacaciones, asuntos personales, puentes, maternidad... hay funcionarios que por tener un hijo han dejado de trabajar ¡ocho meses!
Reducción de jornada, traslados con el 70% del sueldo trabajando la mitad de las horas...
En todas las gestiones que he realizado ante funcionarios públicos en los últimos diez años, tan sólo puedo decir que he tenido dos experiencias gratas: una fue en el Registro Civil de Tortosa y la otra una excepción a la regla de la Delegación del Gobierno en Tarragona. Ah... también alguna en las bibliotecas de Amposta y Tortosa.
Delegaciones de Gobierno: la ineptitud total
Delegaciones policiales: despotismo y malos tratos
Universidades: ineptitud, nivel paupérrimo, insensibilidad y comodismo.
Salud: ni hablemos.
Pero no es un problema de Catalunya ni siquiera de España, es un problema mundial.
En un régimen capitalista los estados son una gran empresa. Si gastan más de lo que ingresan acabarán en la quiebra y los acreedores se llevarán lo que sea con tal de cobrarse lo que han prestado (el famoso corralito argentino). Por otra parte una gran empresa necesita productividad, eficiencia y eficacia en parámetros medibles y cuantificables. Y como se suele decir no es suficiente con golpearse el pecho diciendo que somos buenos sino que también debemos demostrarlo con hechos. Yo he de demostrar en mi trabajo que frente a una situación complicada logro mantener el tipo, mantener las cuentas y dentro de lo posible crecer... No ya para que me paguen más sino para conservar el empleo.
No es censurable que los gobiernos pretendan que sus respectivas empresas sean eficientes, no es ilegítimo que los ciudadanos de a pie querramos ver gestos de solidaridad desde el espacio público... es que estamos un poco aburridos de aguantar siempre los palos.
England expects that every man will do his duty.
Spain expects that every man will do his duty
Catalunya espera que todos sus ciudadanos cumplan con su función.

Creo que si todos hiciesen lo que deben hacer, cumplir no con las horas de trabajo sino hacer con interés lo que se espera que hagan... el mundo daría un vuelco. Los que trabajamos en la esfera privada, ya lo hemos hecho.

Popular posts from this blog

¿Por qué la adolescencia tiene tanta mala prensa?

Yo me he rebelado con llamar adolescencia a ese período de la existencia. Es que la palabra adolescente está ubicada entre adolecer y adolorido, y conlleva la sensación de padecer una enfermedad inevitable que se cura con el tiempo, como la gripe, y que puede paliarse aprendiendo a usar tampones, preservativos, cremas depilatorias, maquinillas de afeitar o fumando. Por ello he elegido «Renascencia» y la he definido como la etapa de la vida en la cual constatamos que podemos relacionarnos con los demás sin dejar de ser nosotros mismos. En ella aplicamos nuestras cualidades innatas y contrastamos los valores aprendidos en la familia o proclamados por la sociedad.De más está decir que hay personas de noventa años que todavía no la han superado. De ahí el valor de esta novela, ubicada temporalmente en el punto en que comenzamos a asomar la cabeza a un mundo nuevo, extraño, muchas veces incomprensible y las más de las veces profundamente cruel e injusto. Pero también tiene algo de misterio…

¿Cuándo comenzó su Renascencia?

Y usted preguntará: ¿Y eso qué es? Es normal que lo pregunte porque «Renascencia» es el acrónimo entre renacer y adolescencia. Y puede que usted diga: ¡Ah!, esa edad difícil o «la edad del pavo» como suelen llamarla algunos que deben haber nacido siendo adultos, porque de otra manera no se explica que la llamen así. O han intentado olvidarla de tan terrible que fue.Es que pareciera ser que la adolescencia fuese una clase de enfermedad que se cura con el tiempo. «¡Ya pasará! Es una adolescente». Cuando quise ponerle título a una novela juvenil que abarcaba el proceso de paso del niño al adolescente, quise investigar sobre esta etapa y lo que decían los expertos sobre ella. Y me encontré con que la definición tradicional dice más o menos lo siguiente: «Adolescencia es el lapso de tiempo que los individuos necesitan para considerarse socialmente autónomos» ¿Qué? ¿Socialmente autónomos? Si como sostiene el Psicólogo Erik Erikson, el desarrollo es un fenómeno psicosocial que se extiende dura…

¿Poco yo? Parte 1

Todos tenemos días en que nos sentimos poca cosa... casi insignificantes. ¿y si mirásemos al ser humano como si fuese un producto que compramos al nacer? El producto ser humano consta de dos partes principales: ·Componentes visibles ·Componentes invisibles Ya sé que le parecerá una verdad de Perogrullo. ¡Qué descubrimiento! ¿No? Pero de alguna manera hay que comenzar a desenredar la madeja. Creo que todos los colores de este producto al que llamamos ser humano constan de estos componentes sin excepción: negros, blancos, amarillos y todos los tonos intermedios. Como puede ver, en esto también somos iguales. Incluso comparten estas características todos los modelos de las diferentes marcas: varones, mujeres, transexuales, homosexuales, bisexuales, lesbianas y asexuales. Ocurre lo mismo con los tamaños y formas de los diferentes modelos: altos, bajos, flacos, gordos, niños, adultos, bellos y feos. Recapitulando, el producto ser humano tiene como finalidad ser feliz y viene de fábrica con dos …