Skip to main content

No sé nada sobre justicia...


Vamos a suponer que yo  voy con mi coche, un Audi A4 de color amarillo huevo por una carretera comarcal. En una intersección de caminos hay una patrulla de la policía a la que el coche le parece sospechoso y me obligan a detenerme. Yo no he cometido ninguna infracción: voy a la velocidad indicada y no me he saltado ninguna señal. Se supone que obligarme a parar es infringir mi derecho a circular libremente. Ahora bien, los agentes me solicitan la documentación y uno de ellos pasa mi matrícula por radio para ver si estoy en busca y captura. ¡Mal hecho! Si no he cometido ninguna infracción y mi documentación está aparentemente en regla, ellos están discriminando porque suponen que por el color o marca del coche yo no puedo ser nada bueno. Luego me piden que abra el maletero y saque todas las cosas que hay en él. No contentos con eso me hacen abrir las puertas, revisan bajo los asientos, golpean los tapizados hasta que logran dar con dos paquetes que contienen un kilo de cocaína cada uno... ¡Los muy cabrones!
Yo me pregunto: ¿mi detención será ilegal? ¿a los policías le caerán diez años de inhabilitación por hacer su trabajo?
Como no me ha pasado a mí y no sé nada de justicia no puedo contestar desde un punto de vista jurídico. Sin embargo tengo entendido que la justicia es algo que define la sociedad y para ser más preciso copio la definición que da la Wiki: La justicia (del latínIustitia) es la concepción que cada época y civilización tiene acerca del sentido de sus normas jurídicas. Es un valor determinado por la sociedad. Nació de la necesidad de mantener la armonía entre sus integrantes. Es el conjunto de reglas y normas que establecen un marco adecuado para las relaciones entre personas e instituciones, autorizando, prohibiendo y permitiendo acciones específicas en la interacción de individuos e instituciones.
Visto ésto, la sociedad estaría muy contenta de quitar de su seno a un individuo que oculta en su coche dos kilos de cocaína y por tanto mi detención debería ser justa. 
Leía estos días la condena al juez Garzón por las escuchas de las conversaciones entre los implicados del caso Gürthel y sus abogados. Según han publicado los medios, dichos abogados colaboraban "supuestamente" en el blanqueo de dinero y por tanto escuchar las conversaciones si bien es infringir el derecho a la privacidad, lo es tanto como que los policías detengan mi coche por una mera suposición. Ahora bien, ¿no estaría la sociedad toda muy agradecida de librarse de los corruptos que se han llenado los bolsillos a costa de nuestro dinero?
Os invito a leer el documento de la Wiki sobre el caso Gürthel: http://es.wikipedia.org/wiki/Caso_Gürte
Y a reflexionar que la justicia es un valor estipulado por la sociedad. No es patrimonio del partido gobernante ni de una fracción política. Ni siquiera es propiedad de unos tecnócratas para quienes hecha la ley, hecha la trampa.
Vamos a hacer una pequeña aclaración: Baltasar Garzón me merece respeto porque ha sido puesto en tela de juicio por los dos partidos mayoritarios. Y no por recibir unos trajes sino por sacar los trapos sucios al sol. fue el único juez que se atrevió a pedir la extradición de torturadores y asesinos de la dictadura argentina.
Pero bien, eso es una minucia. Continuemos con la justicia y la sensación de la ciudadanía de que es el instrumento que nos mantiene en armonía.
Camps es absuelto en el tema de los famosos trajes y a nadie en la sociedad le cabe ninguna duda de que recibió más que eso de Correa & Súbditos. Pero sólo lo juzgaron por una mierda de trajes... Es decir, a mí me hacen parar, llevo dos kilos de cocaína y me multan por un stop roto.
Vamos más allá. el caso Marta del Castillo: un grupo de delincuentes juveniles dirigidos por un adulto avezado en trampear la ley se ríe de toda la sociedad, montan una obra de teatro a costa del sufrimiento de unos padres cuya hija han matado y posiblemente han violado y cuyo cuerpo se han negado a decir dónde está. Porque ahí está el quí de la cuestión para los tecnócratas. Si no hay cadáver no hay ADN y por tanto no hay pruebas de violación ni motivo de la muerte, ni rastros de secuestro... Y el pobre juez lo único que puede hacer es descargar 20 años, el máximo sobre el confeso de homicidio.
¿Es ésta justicia la que deseamos?
Creo que cuando hay pruebas suficientes de un delito grave, el delincuente pierde todo su derecho. Garzón no mató a nadie, sólo investigó a los que mataron a la sombra de una dictadura. Sí, es cierto, durante la guerra civil se cometieron muchas atrocidades de los dos bandos. Pero era una guerra, horrible, injusta pero guerra al fin. El tema es que el franquismo tuvo más de treinta años para lamerse las heridas, rescatar la memoria de sus muertos y seguir asesinando opositores y sin ningún constitucional que dijese que eso no era ético.
Bueno, yo no sé nada de justicia, no tengo un Audi A4 color amarillo huevo y no he visto en directo la cocaína; pero si un día me detiene la policía les diré que me atengo a los mismos privilegios que el Cuco y los "suyos", que soy amigo personal de Camps y que por supuesto no tengo ni idea de quién es el Juez Garzón.

Popular posts from this blog

¿Por qué la adolescencia tiene tanta mala prensa?

Yo me he rebelado con llamar adolescencia a ese período de la existencia. Es que la palabra adolescente está ubicada entre adolecer y adolorido, y conlleva la sensación de padecer una enfermedad inevitable que se cura con el tiempo, como la gripe, y que puede paliarse aprendiendo a usar tampones, preservativos, cremas depilatorias, maquinillas de afeitar o fumando. Por ello he elegido «Renascencia» y la he definido como la etapa de la vida en la cual constatamos que podemos relacionarnos con los demás sin dejar de ser nosotros mismos. En ella aplicamos nuestras cualidades innatas y contrastamos los valores aprendidos en la familia o proclamados por la sociedad.De más está decir que hay personas de noventa años que todavía no la han superado. De ahí el valor de esta novela, ubicada temporalmente en el punto en que comenzamos a asomar la cabeza a un mundo nuevo, extraño, muchas veces incomprensible y las más de las veces profundamente cruel e injusto. Pero también tiene algo de misterio…

¿Cuándo comenzó su Renascencia?

Y usted preguntará: ¿Y eso qué es? Es normal que lo pregunte porque «Renascencia» es el acrónimo entre renacer y adolescencia. Y puede que usted diga: ¡Ah!, esa edad difícil o «la edad del pavo» como suelen llamarla algunos que deben haber nacido siendo adultos, porque de otra manera no se explica que la llamen así. O han intentado olvidarla de tan terrible que fue.Es que pareciera ser que la adolescencia fuese una clase de enfermedad que se cura con el tiempo. «¡Ya pasará! Es una adolescente». Cuando quise ponerle título a una novela juvenil que abarcaba el proceso de paso del niño al adolescente, quise investigar sobre esta etapa y lo que decían los expertos sobre ella. Y me encontré con que la definición tradicional dice más o menos lo siguiente: «Adolescencia es el lapso de tiempo que los individuos necesitan para considerarse socialmente autónomos» ¿Qué? ¿Socialmente autónomos? Si como sostiene el Psicólogo Erik Erikson, el desarrollo es un fenómeno psicosocial que se extiende dura…

¿Poco yo? Parte 1

Todos tenemos días en que nos sentimos poca cosa... casi insignificantes. ¿y si mirásemos al ser humano como si fuese un producto que compramos al nacer? El producto ser humano consta de dos partes principales: ·Componentes visibles ·Componentes invisibles Ya sé que le parecerá una verdad de Perogrullo. ¡Qué descubrimiento! ¿No? Pero de alguna manera hay que comenzar a desenredar la madeja. Creo que todos los colores de este producto al que llamamos ser humano constan de estos componentes sin excepción: negros, blancos, amarillos y todos los tonos intermedios. Como puede ver, en esto también somos iguales. Incluso comparten estas características todos los modelos de las diferentes marcas: varones, mujeres, transexuales, homosexuales, bisexuales, lesbianas y asexuales. Ocurre lo mismo con los tamaños y formas de los diferentes modelos: altos, bajos, flacos, gordos, niños, adultos, bellos y feos. Recapitulando, el producto ser humano tiene como finalidad ser feliz y viene de fábrica con dos …