Thursday, April 26, 2012

Teucro deCreta: Todo va a alguna parte

La cultura occidental tiene sin lugar a dudas su origen en las civilizaciones minóicas, micénicas, griega y romana, no así la religión que pasa de manera más o menos abrupta desde un panteón de dioses olímpicos a un único dios todo poderoso y a su hijo, sacrificado en una cruz y resucitado para reconciliación del hombre con el cielo. ¿Cómo eran los dioses del Olimpo? Tanto los testimonios de los griegos como después los de los romanos que los adoptaron, estos dioses tenían emociones muy humanas: eran celosos, lujuriosos, violentos, reaccionarios... protegían a los poetas y a los labriegos pero también a los ladrones. Es decir igual que nosotros pero inmortales. Yo creo que los griegos, sus antecesores y los romanos posteriores crearon a sus dioses a su propia imagen y semejanza. Incluso, en algunos casos la exageración de ciertas características hacen de ellos una especie de caricatura. También creo en la teoría del molde genético que defienden muchos arqueólogos para explicar la igualdad de evolución entre culturas que no tenían ningún otro contacto más que quizás la unidad de origen. Basándome en estos parámetros se me ocurrió pensar que en realidad no hemos avanzado tanto: la democracia ya existía y también la tiranía y la burocracia exagerada y los trepadores, los acomodados y... con seguridad los idealistas.
Teucro era uno de ellos, un joven cretense que no podía aceptar que todo fuese como estaba estipulado, que todo estaba inventado y que era inútil buscar la excelencia. Todo va a alguna parte, nada puede estar fijo, estático, atornillado a un destino inamovible o quizás después de mucho caminar, de grandes esfuerzos y de arriesgarlo todo se encuentre otra vez en el principio.
Este es el tema de mi nueva novela que aparecerá en pocos días... Teucro deCreta: Todo va a alguna parte

New Realase!!!

New Realase!!!
This book will be published first for Englis readers

Featured Post

Cinco céntimos.

Cinco Céntimos sobre mí No soy de escribir mucho sobre mí, aunque dicen por ahí que uno no puede escribir más que sobre sí mismo. Con...