Skip to main content

Yo, Úrsula y los músicos esclavos

http://www.publico.es/169467/la-excepcion-contra-la-industria-del-disco
En el link anterior puede leerse una entrevista al grupo madrileño de hip hop La Excepción que acabaron en juicio contra su discográfica. Fue uno de los tantos casos que consulté al escribir Yo, Úrsula. Es irritante ver como compañías e incluso representantes se aprovechan de un estado de "necesidad" física y psicológica de quienes luchan por conseguir un lugar frente al público.
En las grandes ciudades podemos escuchar voces a veces privilegiadas cantando y tocando en la boca de un Metro. Muchos de ellos son jóvenes de otro país o de pueblos del interior en los cuales no tendrían la mínima oportunidad de desarrollar su vocación. La mayoría sobreviven con las monedas que obtienen de su arte.
Ahora imaginemos un representante o una discográfica que descubre un talento en estas condiciones. Para el cantante es como tocar el cielo con las manos y firma lo que le pongan delante. Una vez pasada la luna de miel comienzan los problemas y el divorcio no es fácil.
Por ello y porque muchos músicos no son descubiertos o no están dispuestos a que les chupen la sangre, hoy gracias a las tecnologías comienzan a salir a la luz productoras propias, proyectos independientes e ingeniosas maneras de llegar a la gente.
Si va a resultar que las profecías tenían razón y el diablo que nombra la Biblia será encadenado y lanzado al abismo.


Señor Dinero

Señor dinero,
He visto como el mundo entero
Se retuerce entre tus garras
Y sin tu venia no se pueden
Soltar amarras

Señor dinero,
Que condenas en silencio a un inocente
Y dejas en libertad a aquel marrano
Por la sola virtud de poseerte
Señor dinero…

Construiste rascacielos de miseria
Y enviaste a los niños a la guerra
A matar una sonrisa
Con las balas del dolor

Señor dinero,
Que condenas en silencio a un inocente
Y dejas en libertad a aquel marrano
Por la sola virtud de poseerte
Señor dinero…



de la canción Señor Dinero, que llevó a  Úrsula a la fama 

Popular posts from this blog

¿Por qué la adolescencia tiene tanta mala prensa?

Yo me he rebelado con llamar adolescencia a ese período de la existencia. Es que la palabra adolescente está ubicada entre adolecer y adolorido, y conlleva la sensación de padecer una enfermedad inevitable que se cura con el tiempo, como la gripe, y que puede paliarse aprendiendo a usar tampones, preservativos, cremas depilatorias, maquinillas de afeitar o fumando. Por ello he elegido «Renascencia» y la he definido como la etapa de la vida en la cual constatamos que podemos relacionarnos con los demás sin dejar de ser nosotros mismos. En ella aplicamos nuestras cualidades innatas y contrastamos los valores aprendidos en la familia o proclamados por la sociedad.De más está decir que hay personas de noventa años que todavía no la han superado. De ahí el valor de esta novela, ubicada temporalmente en el punto en que comenzamos a asomar la cabeza a un mundo nuevo, extraño, muchas veces incomprensible y las más de las veces profundamente cruel e injusto. Pero también tiene algo de misterio…

¿Cuándo comenzó su Renascencia?

Y usted preguntará: ¿Y eso qué es? Es normal que lo pregunte porque «Renascencia» es el acrónimo entre renacer y adolescencia. Y puede que usted diga: ¡Ah!, esa edad difícil o «la edad del pavo» como suelen llamarla algunos que deben haber nacido siendo adultos, porque de otra manera no se explica que la llamen así. O han intentado olvidarla de tan terrible que fue.Es que pareciera ser que la adolescencia fuese una clase de enfermedad que se cura con el tiempo. «¡Ya pasará! Es una adolescente». Cuando quise ponerle título a una novela juvenil que abarcaba el proceso de paso del niño al adolescente, quise investigar sobre esta etapa y lo que decían los expertos sobre ella. Y me encontré con que la definición tradicional dice más o menos lo siguiente: «Adolescencia es el lapso de tiempo que los individuos necesitan para considerarse socialmente autónomos» ¿Qué? ¿Socialmente autónomos? Si como sostiene el Psicólogo Erik Erikson, el desarrollo es un fenómeno psicosocial que se extiende dura…

¿Poco yo? Parte 1

Todos tenemos días en que nos sentimos poca cosa... casi insignificantes. ¿y si mirásemos al ser humano como si fuese un producto que compramos al nacer? El producto ser humano consta de dos partes principales: ·Componentes visibles ·Componentes invisibles Ya sé que le parecerá una verdad de Perogrullo. ¡Qué descubrimiento! ¿No? Pero de alguna manera hay que comenzar a desenredar la madeja. Creo que todos los colores de este producto al que llamamos ser humano constan de estos componentes sin excepción: negros, blancos, amarillos y todos los tonos intermedios. Como puede ver, en esto también somos iguales. Incluso comparten estas características todos los modelos de las diferentes marcas: varones, mujeres, transexuales, homosexuales, bisexuales, lesbianas y asexuales. Ocurre lo mismo con los tamaños y formas de los diferentes modelos: altos, bajos, flacos, gordos, niños, adultos, bellos y feos. Recapitulando, el producto ser humano tiene como finalidad ser feliz y viene de fábrica con dos …