Thursday, June 14, 2012

Nos han convencido de lo bueno que es ser esclavos


Tú, confía en el sistema. Come lo que nosotros te decimos, mira lo que nosotros te aconsejamos, lee a los autores que "nosotros" hemos seleccionado para tí. ¡Ponte cómodo! ¡No debes decidir nada! ¡Hay muchas mentes privilegiadas velando por tu esclavitud!, ¡Debes ser uno más! si millones de moscas se dedican a comer mierda, es que no es tan mala.
Hoy me planteaba la disyunción... Y no, como Teucro prefiero seguir mi camino y no esposarme a las ruedas de un sistema que me someta y me haga decir lo que no quiero decir. No puedo afirmar que me haya ido bien siguiendo mis principios pero he visto lo que les ha pasado a  quienes nunca los tuvieron o los enterraron para hacerse agradables a los ojos de los amos: luego de arrastrarse, capitular, decir que sí a lo que evidentemente era no, murieron triturados...
A veces llego a la conclusión de que muchas personas se sienten mejor cuando las engañan, es como un espíritu masoquista. Incluso llegan a afirmar cosas absurdas para estar a tono con una mayoría, ¿mayoría?, un número inventado de personas influenciadas por una cierta propaganda para que crean que vale la pena algo que no lo vale.
Pero vayamos a la literatura que es de lo que se supone hablamos aquí. ¿Quién decide que un libro deba ser leído por millones de personas? Pues unos señores que se llenarán los bolsillos a costilla de los esclavos a los que harán comprar esos libros... para que sean importantes, estén a la moda y puedan hablar con sus amigos sin pecar de ignorantes...
Hace tiempo que quiero leer un buen libro: probé con Cometas en el Cielo que me regalaron y llegué a la conclusión que lo que necesitaba el autor era un psicólogo... inacabable. Seguí con alguien que admiré y me puse a leer "Vivir para contarla"... hay personas que ganan la lotería una vez... Como estaba escribiendo algo relacionado me puse con "El niño del pijama de rayas" y no pude entender como Boyne no se documentó un poco más antes de escribir. La publicidad y la cantidad de libros vendidos demuestran que la gente sigue siendo pasto de la ignorancia y la sensiblería. No vale la pena seguir nombrando obras más recientes porque podría herir la sensibilidad de alguien.
Como es evidente que el sistema no me convence, además tengo intolerancia a la soja, no creo que un shampú te arrice el pelo, una crema te quite la celulitis por la noche y un dentífrico te tapone los conductos de los nervios o te blanquee los dientes... Me fui a buscar fuera del sistema, es decir al desierto. Algo así como la película "Desafío Total". Allí me encontré con mujeres de tres pechos pero casi nada de cerebro, con animales ansiosos que querían comerse todo como los dragones de Komodo y con muchísimo talento desaprovechado por el sistema, quizás más talento del que hay dentro, aunque condensado en pocas cabezas. Pero por supuesto, ¿quién quiere vivir en el desierto? Nadie que yo sepa. Y los talentos, las mujeres de tres pechos y los dragones de komodo buscaban la manera de entrar en el sistema o de tumbar el sistema para ver si en un nuevo orden tenían mejores posibilidades. Por supuesto que hay maneras de entrar en el sistema y triunfar dentro de él. Todas suponen una cierta actitud que no calificaré y otra cierta aptitud que si calificaré como la del teru teru, un simpático pajarillo de la pampa húmeda que canta y grita pero nunca donde tiene los huevos.
Tumbar el sistema es de tontos, porque aunque David mató a Goliat, hecho que no me consta, no tengo ni siquiera una honda y Goliat toda la parafernalia informática y publicitaria. No queda otro remedio que el camuflaje y la infiltración.
Los muros parecen inexpugnables, hay vigías, traidores, dobles agentes, señores feudales, caudillos, reyes y mecenazgos. En las afueras un ejército mal formado, con pocas armas y mucho coraje quiere ponerle cerco al despiadado sistema. La guerra está servida pero creo que la victoria está en manos de quien tenga la llave para abrir la puerta y la actitud sabia de dejar entrar primero a quienes sean más capaces de batirse individualmente con el enemigo. Desde la Grecia clásica ya se sabía que la democracia no funciona y que siempre da paso a la plutocracia que es el gobierno de los que se robaron el dinero durante la democracia. No sé las intenciones de quienes han logrado entrar, conozco las mías y debo elegir... El que puede entender , que entienda

New Realase!!!

New Realase!!!
This book will be published first for Englis readers

Featured Post

Cinco céntimos.

Cinco Céntimos sobre mí No soy de escribir mucho sobre mí, aunque dicen por ahí que uno no puede escribir más que sobre sí mismo. Con...