Monday, July 09, 2012

Amor y posesión

Soy un emigrante del país de tu mirada. Ya no puedo mantenerla. Tus ojos azules derraman el rojo por mi cara.
Soy un fugitivo del contacto efímero con tu piel que temblaba y del encuentro profundo que tuvieron nuestras almas.
Soy un desertor del concierto en el que aquellos dos corazones galopaban sus ansias irrefrenables hasta casi agotarse.
Soy un prófugo de la sensación que tu pelo producía entre mis dedos y de la paz de aquellos abrazos quietos, con tus senos prietos contra mis costillas.
Voy dejando jirones de mí mientras me alejo con la inconsciente esperanza de que me sigas y el desesperado terror de girarme y encontrarte.
Soy un emigrante cargado con las mismas dudas, igual dolor, semejantes temores de quienes nacen, mueren o cambian de país. Es que sin saberlo ni desearlo te convertiste en mi terruño, en el sitio al que esperamos llegar para ser nosotros mismos. Y al arribar…
Ahora me marcho sin saber cuánto tiempo pasará hasta que pueda mantener otra conversación sin palabras… quizás siglos.
No pude seguir. En cuanto noté que mi mano se apretaba para intentar retenerte y vi en tu cara la expresión de tristeza, lo decidí. Ya no podremos ni siquiera ser amigos.
Quizás te sientas castigada y defraudada. Después de todo, he sido tu maestro, tu consejero y tu cómplice. Créeme que el precio es también para mí demasiado alto…
 Yo por desearte he perdido mi magia y dejaré de llamarme Merlín.

New Realase!!!

New Realase!!!
This book will be published first for Englis readers

Featured Post

Cinco céntimos.

Cinco Céntimos sobre mí No soy de escribir mucho sobre mí, aunque dicen por ahí que uno no puede escribir más que sobre sí mismo. Con...