Skip to main content

¿Tan sólo contar una historia o tener algo que decir?

Si hay algo que siempre me ha interesado es la investigación. Comprobar de manera fehaciente que lo que uno intuye o supone puede llegar a ser cierto produce una gran satisfacción. cuando comencé a escribir Teucro deCreta tan sólo tenía la sensación de un violín encerrado en una enorme roca y un muchacho observando el mar, con las piernas colgando, sentado al borde de un barranco. Me había topado con la cruda realidad de que el capital quiere bastardear el arte. Sí, los empresarios pretenden transformar la producción de una obra de arte en meros actos rutinarios y consecutivos ejecutados por unos operarios o máquinas o robots sin ninguna conciencia de lo que están haciendo. Y lo peor del caso es que después osan vender esa pseudo obra de arte como algo elaborado con mimo, con cuidado por expertos con años de experiencia. ¡Menudo timo! Y para colmo de males el grueso de la gente tiene tan poca idea que pagan lo que no vale porque aquel objeto les da importancia.
La primera idea que se me vino a la cabeza fue que el pecado original era de la Revolución Industrial. No, no. ¿Del Renacimiento? Puede, creo que serán incontables los retratos que debieron hacer los pintores para no morir de hambre y merecer el mecenazgo de algún acaudalado Señor. Sin embargo tampoco me convenció la idea y comencé a pensar en el origen de nuestra civilización occidental, en lo que nos han enseñado como cuna y máximo desarrollo de la actividad humana en occidente: La Grecia Clásica. Y hete aquí que descubrí que durante la guerra del Peloponeso, ocurrió un cambio profundo en la mentalidad de los giregos: nació la mediocridad. Y la mediocridad necesita de la seguridad para subsistir. La mediocridad necesita manuales de bricolage, actos reiterativos y llevar la creatividad a la periferia. Yo sé que muchos de vosotros quizás no lo entenderéis, pero la única posibilidad de ser un héroe es hacer cosas distintas cuando todos hacen lo mismo. El peligro es que siempre existirá algún mediocre que a esa creación le busque la manera de industrializarla. Por eso escribí Teucro deCreta: Todo va a alguna parte. No es sólo una historia, es un mensaje que el que pueda entender... que entienda.http://www.amazon.com/Teucro-deCreta-alguna-Spanish-Edition/dp/147752536X/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1346252149&sr=8-1&keywords=teucro+decreta

Popular posts from this blog

¿Por qué la adolescencia tiene tanta mala prensa?

Yo me he rebelado con llamar adolescencia a ese período de la existencia. Es que la palabra adolescente está ubicada entre adolecer y adolorido, y conlleva la sensación de padecer una enfermedad inevitable que se cura con el tiempo, como la gripe, y que puede paliarse aprendiendo a usar tampones, preservativos, cremas depilatorias, maquinillas de afeitar o fumando. Por ello he elegido «Renascencia» y la he definido como la etapa de la vida en la cual constatamos que podemos relacionarnos con los demás sin dejar de ser nosotros mismos. En ella aplicamos nuestras cualidades innatas y contrastamos los valores aprendidos en la familia o proclamados por la sociedad.De más está decir que hay personas de noventa años que todavía no la han superado. De ahí el valor de esta novela, ubicada temporalmente en el punto en que comenzamos a asomar la cabeza a un mundo nuevo, extraño, muchas veces incomprensible y las más de las veces profundamente cruel e injusto. Pero también tiene algo de misterio…

¿Cuándo comenzó su Renascencia?

Y usted preguntará: ¿Y eso qué es? Es normal que lo pregunte porque «Renascencia» es el acrónimo entre renacer y adolescencia. Y puede que usted diga: ¡Ah!, esa edad difícil o «la edad del pavo» como suelen llamarla algunos que deben haber nacido siendo adultos, porque de otra manera no se explica que la llamen así. O han intentado olvidarla de tan terrible que fue.Es que pareciera ser que la adolescencia fuese una clase de enfermedad que se cura con el tiempo. «¡Ya pasará! Es una adolescente». Cuando quise ponerle título a una novela juvenil que abarcaba el proceso de paso del niño al adolescente, quise investigar sobre esta etapa y lo que decían los expertos sobre ella. Y me encontré con que la definición tradicional dice más o menos lo siguiente: «Adolescencia es el lapso de tiempo que los individuos necesitan para considerarse socialmente autónomos» ¿Qué? ¿Socialmente autónomos? Si como sostiene el Psicólogo Erik Erikson, el desarrollo es un fenómeno psicosocial que se extiende dura…

¿Poco yo? Parte 1

Todos tenemos días en que nos sentimos poca cosa... casi insignificantes. ¿y si mirásemos al ser humano como si fuese un producto que compramos al nacer? El producto ser humano consta de dos partes principales: ·Componentes visibles ·Componentes invisibles Ya sé que le parecerá una verdad de Perogrullo. ¡Qué descubrimiento! ¿No? Pero de alguna manera hay que comenzar a desenredar la madeja. Creo que todos los colores de este producto al que llamamos ser humano constan de estos componentes sin excepción: negros, blancos, amarillos y todos los tonos intermedios. Como puede ver, en esto también somos iguales. Incluso comparten estas características todos los modelos de las diferentes marcas: varones, mujeres, transexuales, homosexuales, bisexuales, lesbianas y asexuales. Ocurre lo mismo con los tamaños y formas de los diferentes modelos: altos, bajos, flacos, gordos, niños, adultos, bellos y feos. Recapitulando, el producto ser humano tiene como finalidad ser feliz y viene de fábrica con dos …