Skip to main content

Posts

Showing posts from February, 2013

Yanguanté

Los pies de Yanguanté casi no tocaban el suelo. Su cuerpo se movía en la oscuridad de la selva con la gracilidad de una gacela y la decisión de un jaguar. Sus oídos aguzaban la percepción de otras carreras, detrás de ella, a sus lados, adivinaban intentos de encerronas, acercamientos… Sus fosas nasales dilatadas venteaban entre respiración y respiración el olor de las pieles sudorosas, de las hormonas saliendo por los poros de sus perseguidores… Sus miembros inferiores evitaban el abrazo traicionero de lianas y enredaderas y se movían a una velocidad que se le antojó invisible para cualquier ojo. Yanguanté estaba cubierta de sangre aunque no era consciente de a quién pertenecía ese olor que debía intentar quitarse de encima cuanto antes si quería salvar su vida. Quizás la habían herido en uno de los zarpazos lanzados sin destino fijo, tal vez se había salpicado con la de alguno de los que no habían podido escapar… El ataque había sido fulminante, contra el viento, sin una décima de se…

2ª y última parte de "Amor y Decepción" en Relatos para tí

Manuel dio la vuelta desde el embarcadero pasando por las antiguas piletas de lavar, penetró en un callejón muy estrecho, salió a la carretera para darse cuenta que se había equivocado. Y decidió coger la calle de Los Mosaicos hacia arriba hasta la transversal que llevaba a casa de sus padres. Antes de girar sintió una repentina ansiedad, tan sólo se asomó por la calle que subía hasta la plaza y vio una figura femenina cargada con pesadas bolsas alrededor de la cual correteaban dos chavales. No le pareció familiar aunque salvo que fuesen nuevos en el pueblo, con seguridad les conocía. Sin embargo la postal era alegre y jovial y él no estaba para fingir, entonces decidió continuar por la carretera aunque eso significara alargar innecesariamente el regreso. Marilúzse detuvo en seco. Había visto cruzar a alguien por la carretera y se le había producido un nudo en la garganta. Estás loca tía, pensó y reagrupó a su pequeña tropa para cruzar la carretera: Manu a la derecha y Oscar a la izqui…

¿Adolescencia?

(Prólogo de la novela "Renascencia") De manera unilateral, sin previa consulta a la Real Academia, he decidido cambiar el nombre a esa etapa de la vida que comienza en la pubertad y acaba en la juventud. La palabra adolescencia, ubicada entre adolecer y adolorido conlleva la sensación de padecer una enfermedad inevitable que se cura con el tiempo, como la gripe, y que puede paliarse aprendiendo a usar tampones, compresas, cremas depilatorias, maquinillas de afeitar o fumando. Propongo la sustitución por “renascencia” y un cambio de significado. ¿Por qué renascencia?Simplemente porque volvemos a nacer frente a una sociedad llena de tabúes, reglas e imposiciones; que se mueve con la lentitud de un mamut. Renacemos a nuestras personales circunstancias en las que palabras como “justicia” y “equidad”, “tolerancia” y “comprensión” suelen asumir significados contrapuestos. He desechado “adaptancia”, porque implicaría la aceptación derrotista de que el mundo es así y nada lo puede cam…

Relatos para tí: "Amor y decepción"

Lo había intentado, ¡válgame dios si lo había intentado! Y lo único que había conseguido había sido que su alma se arrinconara en lo más recóndito de su cuerpo. Una y otra vez había creado la ilusión de que todo iría a mejor. Pero no había funcionado. Los años habían pasado con una lentitud exasperante y el futuro se mostraba como un túnel negro y sin fin. Ya no podía seguir. Era inútil buscar culpables porque los dos lo eran: uno por acción el otro por omisión. Aquella casa que se suponía sería para toda la vida había quedado a medio construir. El ruido de la cremallera al cerrar la maleta fue el acorde final de una canción desacompasada. ¿Era una decisión valiente u otro acto de cobardía? No lo sabía, de lo único que tenía una completa certeza era que no quería aquello por más tiempo. Y emprendió el regreso al pueblo, a casa de sus padres, como un perdedor. Les pediría que no le preguntaran nada, que tan sólo escucharan su explicación y le dejaran lamerse las heridas y hacer el duelo…