Friday, October 04, 2013

Desde la acera de enfrente las cosas se ven diferente...

Hasta no hace mucho tiempo, yo buscaba una salida a mis obras a través de una editorial. Y no había manera que alguna me hiciese caso. Yo no quería tan sólo ver mi nombre en una portada, hacer una presentación y sentirme importante. Quería establecer un contacto con las personas que están del otro lado, saber que aquello que quería decir había encontrado un oído y quizás un corazón dispuesto a guardar alguna palabra de todas las que he dicho y escrito. Pero las editoriales han estado muy ocupadas intentando copiar los éxitos de otros, subirse al carro de los vencedores como la Rowling, buscando hermanastros de las Sombras de Grey y dudosos succedáneos de vampiros, viajes interminables o juegos macabros.
Y eso ha venido ocurriendo desde hace muchos años y ha enriquecido a unas cuantas editoriales que hoy manejan el grueso del tráfico mundial de la cultura.
Pero yo necesitaba saber... no si era bueno escribiendo. Necesitaba saber si había alguien del otro lado. Por ello decidí que quería tirar mi caña en este mar impersonal, caprichoso e imprevisible de los lectores.Y así lo hice... No hubo editorial pero puse mi nombre no en una sino en dos portadas, hice presentaciones aunque siguen sin gustarme y no me sentí importante. El contacto con las personas fue quizás lo más reconfortante. Todavía hoy me animan: ¿Cuándo publicarás otro libro?, ¡Sigue escribiendo!, ¡no lo dejes!
Y a estas personas quisiera decirles que no dejaré de escribir, que no podría dejar de escribir y menos ahora que sé que están ahí.
Sin embargo hoy me encuentro del otro lado de la acera. Los dioses han querido que intente modificar lo que critico y me han colocado dentro de una editorial de reciente creación: "Àrbora Books".
En el momento de comenzar a trabajar como editor debí pensar en que hay un presupuesto, hay un previsto de beneficios, hay unos costos y hay un mercado ahí fuera que te puede llevar en andas o te puede crucificar. El camino más fácil es ver lo que está de moda, lo que arrastra multitudes y... copiarlo. En cambio el más difícil es generar una idea, estudiar el mercado, buscar una manera de promoción que llegue al público al que va destinado el libro, elegir a los artistas para desarrollar la idea, arriesgar un capital y... después de analizar, programar, estudiar y trabajar duro... rezar para que tenga éxito. Y si lo tiene, entender que detrás viene el listo de turno a colgarse de tu liana.
Ni la idea del escritor que se hace famoso y multimillonario sin dar un palo al agua ni la del editor sentado en el sillón del despacho y vendiendo derechos de autor por teléfono se corresponden con la experiencia que tengo hasta ahora. Quizás en Estados Unidos es distinto o las películas de Hollywood generalizan una realidad que es patrimonio de cuatro privilegiados...
Lo que sí he podido comprobar es que: "Desde la acera de enfrente las cosas se ven... diferente"



New Realase!!!

New Realase!!!
This book will be published first for Englis readers

Featured Post

Cinco céntimos.

Cinco Céntimos sobre mí No soy de escribir mucho sobre mí, aunque dicen por ahí que uno no puede escribir más que sobre sí mismo. Con...