Friday, October 04, 2013







Noticia del Heraldo de Villavieja del Pajar.
El pasado 21 de Setiembre se llevó a cabo la celebración de las fiestas locales en honor a la Virgen Atascada. La Santa patrona, cuya confirmación oficial está todavía en proceso de investigación por parte de las autoridades eclesiásticas, fue llevada en andas por la recién creada orden de los “Atascados” y su imagen depositada en el sitio donde se la vio aparecer por primera vez hace varios años.

Yo estaba colocando la L en la luneta trasera del coche y mientras tanto pensaba en los pros y los contras de la virginidad. Si no hubiese sido por el desengaño de mi última relación, quizás nunca me hubiese apuntado a la escuela de conductores. Cuando el Jose se depiló pensé que era para nadar más rápido, al hacerse mechas azules imaginé que le molaba la onda punk, pero cuando se pintó los ojos no me pude tragar lo de “gótico”. Debo confesar que antes de dejarlo puse en la balanza el hecho de que el Jose tenía coche, pero no fue suficiente. Me bastó analizar un poco la situación para comprender que me saldría mejor de precio viajar en taxi. Yo no soy ni una superpuritana que le hace ascos hasta a la salchicha del plato combinado y tampoco una superpija que compra los Durex de sabores como si fuesen gominolas… por tanto elegí apuntarme a la super - autoescuela.
El teórico lo saqué a la primera, que soy rápida como el rayo en eso de las situaciones hipotéticas. Para la práctica me hicieron falta dos intentos además del primero… Es que tengo la cabeza muy dura… y no soy de recular.
Después de pasarle la lengua a las ventosas, al fin el cartelito de conductora novel quedó adherido al cristal y en un rapto de espíritu aventurero, decidí ir a visitar a mi amiga Anna, a Villavieja del Pajar: treinta y cuatro kilómetros más arriba, en plena montaña.
El pueblo tiene como casi todos un casco antiguo y una zona más moderna; y yo me equivoqué. En lugar de girar a la izquierda en la segunda bifurcación y luego a la derecha en la primera calle, cogí a la derecha en la primera y a la izquierda en la segunda. Conclusión: fui a  parar a la zona más antigua y me empotré en la callejuela más estrecha de todo el pueblo. Pero como dije antes, lo mío es ir para adelante y aunque los neumáticos chirriaban contra los bordillos, seguí avanzando. El próximo problema que encontré fue que los espejos rozaban contra las paredes, pero lo solucioné untándolos con crema de manos. Los neumáticos comenzaron a humear y el motor… también, pero yo no estaba dispuesta a darme por vencida. Mantuve la palanca de cambios en la directa y aceleré. El Renault 5 sonaba como un fórmula uno, pero adelantaba como una tortuga. Para colmo de males al ser la calle tan angosta, el humo se concentraba y a cada segundo veía menos. Esa fue la razón por la que casi atropello a un grupo de municipales que estaban desatascando una alcantarilla.
Supongo que los trabajadores se sorprendieron y confundieron la humareda con nubes celestiales y el ruido de los pistones desenfrenados con trompetas.
Yo no quise bajar por vergüenza, pero tampoco hizo falta. Los mozos, haciendo gala de una enorme fortaleza, levantaron entre todos el coche y me llevaron hasta las afueras del pueblo. Yo, roja como una amapola y encogida en el asiento iba moviendo el volante como si condujera. Ayudar no ayudé mucho, pero les dí unos buenos golpes con las ruedas delanteras a los jóvenes que iban adelante. Entre las nubes que todavía salían de debajo del capot, pude percibir las miradas de la gente. En ese momento no supe si eran de misericordia o de veneración.
Cuando me depositaron en el suelo, el mayor de los municipales se quitó la gorra y con una pequeña reverencia dijo:
—Ea, hija, ya te puedes ir.
Yo puse la primera y aceleré a fondo sin percatarme que había mucha arena fina, desecho de una obra en construcción. Pude observar la polvareda durante varios segundos por el espejo retrovisor y el grupo borroso sacudiéndose la ropa y refregándose los ojos.
No he vuelto más por aquel pueblo, pero veo que aquella gente no me ha olvidado y hoy celebran mi día. ¡El día de la Virgen Atascada!

New Realase!!!

New Realase!!!
This book will be published first for Englis readers

Featured Post

Cinco céntimos.

Cinco Céntimos sobre mí No soy de escribir mucho sobre mí, aunque dicen por ahí que uno no puede escribir más que sobre sí mismo. Con...