Skip to main content






Noticia del Heraldo de Villavieja del Pajar.
El pasado 21 de Setiembre se llevó a cabo la celebración de las fiestas locales en honor a la Virgen Atascada. La Santa patrona, cuya confirmación oficial está todavía en proceso de investigación por parte de las autoridades eclesiásticas, fue llevada en andas por la recién creada orden de los “Atascados” y su imagen depositada en el sitio donde se la vio aparecer por primera vez hace varios años.

Yo estaba colocando la L en la luneta trasera del coche y mientras tanto pensaba en los pros y los contras de la virginidad. Si no hubiese sido por el desengaño de mi última relación, quizás nunca me hubiese apuntado a la escuela de conductores. Cuando el Jose se depiló pensé que era para nadar más rápido, al hacerse mechas azules imaginé que le molaba la onda punk, pero cuando se pintó los ojos no me pude tragar lo de “gótico”. Debo confesar que antes de dejarlo puse en la balanza el hecho de que el Jose tenía coche, pero no fue suficiente. Me bastó analizar un poco la situación para comprender que me saldría mejor de precio viajar en taxi. Yo no soy ni una superpuritana que le hace ascos hasta a la salchicha del plato combinado y tampoco una superpija que compra los Durex de sabores como si fuesen gominolas… por tanto elegí apuntarme a la super - autoescuela.
El teórico lo saqué a la primera, que soy rápida como el rayo en eso de las situaciones hipotéticas. Para la práctica me hicieron falta dos intentos además del primero… Es que tengo la cabeza muy dura… y no soy de recular.
Después de pasarle la lengua a las ventosas, al fin el cartelito de conductora novel quedó adherido al cristal y en un rapto de espíritu aventurero, decidí ir a visitar a mi amiga Anna, a Villavieja del Pajar: treinta y cuatro kilómetros más arriba, en plena montaña.
El pueblo tiene como casi todos un casco antiguo y una zona más moderna; y yo me equivoqué. En lugar de girar a la izquierda en la segunda bifurcación y luego a la derecha en la primera calle, cogí a la derecha en la primera y a la izquierda en la segunda. Conclusión: fui a  parar a la zona más antigua y me empotré en la callejuela más estrecha de todo el pueblo. Pero como dije antes, lo mío es ir para adelante y aunque los neumáticos chirriaban contra los bordillos, seguí avanzando. El próximo problema que encontré fue que los espejos rozaban contra las paredes, pero lo solucioné untándolos con crema de manos. Los neumáticos comenzaron a humear y el motor… también, pero yo no estaba dispuesta a darme por vencida. Mantuve la palanca de cambios en la directa y aceleré. El Renault 5 sonaba como un fórmula uno, pero adelantaba como una tortuga. Para colmo de males al ser la calle tan angosta, el humo se concentraba y a cada segundo veía menos. Esa fue la razón por la que casi atropello a un grupo de municipales que estaban desatascando una alcantarilla.
Supongo que los trabajadores se sorprendieron y confundieron la humareda con nubes celestiales y el ruido de los pistones desenfrenados con trompetas.
Yo no quise bajar por vergüenza, pero tampoco hizo falta. Los mozos, haciendo gala de una enorme fortaleza, levantaron entre todos el coche y me llevaron hasta las afueras del pueblo. Yo, roja como una amapola y encogida en el asiento iba moviendo el volante como si condujera. Ayudar no ayudé mucho, pero les dí unos buenos golpes con las ruedas delanteras a los jóvenes que iban adelante. Entre las nubes que todavía salían de debajo del capot, pude percibir las miradas de la gente. En ese momento no supe si eran de misericordia o de veneración.
Cuando me depositaron en el suelo, el mayor de los municipales se quitó la gorra y con una pequeña reverencia dijo:
—Ea, hija, ya te puedes ir.
Yo puse la primera y aceleré a fondo sin percatarme que había mucha arena fina, desecho de una obra en construcción. Pude observar la polvareda durante varios segundos por el espejo retrovisor y el grupo borroso sacudiéndose la ropa y refregándose los ojos.
No he vuelto más por aquel pueblo, pero veo que aquella gente no me ha olvidado y hoy celebran mi día. ¡El día de la Virgen Atascada!

Popular posts from this blog

¿Por qué la adolescencia tiene tanta mala prensa?

Yo me he rebelado con llamar adolescencia a ese período de la existencia. Es que la palabra adolescente está ubicada entre adolecer y adolorido, y conlleva la sensación de padecer una enfermedad inevitable que se cura con el tiempo, como la gripe, y que puede paliarse aprendiendo a usar tampones, preservativos, cremas depilatorias, maquinillas de afeitar o fumando. Por ello he elegido «Renascencia» y la he definido como la etapa de la vida en la cual constatamos que podemos relacionarnos con los demás sin dejar de ser nosotros mismos. En ella aplicamos nuestras cualidades innatas y contrastamos los valores aprendidos en la familia o proclamados por la sociedad.De más está decir que hay personas de noventa años que todavía no la han superado. De ahí el valor de esta novela, ubicada temporalmente en el punto en que comenzamos a asomar la cabeza a un mundo nuevo, extraño, muchas veces incomprensible y las más de las veces profundamente cruel e injusto. Pero también tiene algo de misterio…

¿Cuándo comenzó su Renascencia?

Y usted preguntará: ¿Y eso qué es? Es normal que lo pregunte porque «Renascencia» es el acrónimo entre renacer y adolescencia. Y puede que usted diga: ¡Ah!, esa edad difícil o «la edad del pavo» como suelen llamarla algunos que deben haber nacido siendo adultos, porque de otra manera no se explica que la llamen así. O han intentado olvidarla de tan terrible que fue.Es que pareciera ser que la adolescencia fuese una clase de enfermedad que se cura con el tiempo. «¡Ya pasará! Es una adolescente». Cuando quise ponerle título a una novela juvenil que abarcaba el proceso de paso del niño al adolescente, quise investigar sobre esta etapa y lo que decían los expertos sobre ella. Y me encontré con que la definición tradicional dice más o menos lo siguiente: «Adolescencia es el lapso de tiempo que los individuos necesitan para considerarse socialmente autónomos» ¿Qué? ¿Socialmente autónomos? Si como sostiene el Psicólogo Erik Erikson, el desarrollo es un fenómeno psicosocial que se extiende dura…

¿Poco yo? Parte 1

Todos tenemos días en que nos sentimos poca cosa... casi insignificantes. ¿y si mirásemos al ser humano como si fuese un producto que compramos al nacer? El producto ser humano consta de dos partes principales: ·Componentes visibles ·Componentes invisibles Ya sé que le parecerá una verdad de Perogrullo. ¡Qué descubrimiento! ¿No? Pero de alguna manera hay que comenzar a desenredar la madeja. Creo que todos los colores de este producto al que llamamos ser humano constan de estos componentes sin excepción: negros, blancos, amarillos y todos los tonos intermedios. Como puede ver, en esto también somos iguales. Incluso comparten estas características todos los modelos de las diferentes marcas: varones, mujeres, transexuales, homosexuales, bisexuales, lesbianas y asexuales. Ocurre lo mismo con los tamaños y formas de los diferentes modelos: altos, bajos, flacos, gordos, niños, adultos, bellos y feos. Recapitulando, el producto ser humano tiene como finalidad ser feliz y viene de fábrica con dos …