Skip to main content

Posts

Showing posts from May, 2014

Jet Lag

Las ciudades tienen la capacidad de ir mutando sus puntos de máxima afluencia de público. Una zona que otrora era muy demandada por los comerciantes, debido al incesante paso de peatones, se transforma en poco tiempo en un páramo por donde tan sólo revolotean palomas, papeles y bolsas de plástico empujados posiblemente por el aire que producen las alas de las palomas. Yo vivícasi treinta años en una ciudad y si bien asistí a este fenómeno muchas veces, nunca me llamó la atención. La ciudad te hipnotiza. Luego me fui. Cambié todo lo que se puede cambiar en una vida menos los afectos. Entre esos cambios estaba el conglomerado de edificios por uno de montañas y pinares, mar, caletas y playas pequeñas. Y un día volví a aquella ciudad. No para quedarme, tan sólo para completar unos trámites. No habían pasado veinticuatro horas de mi arribo cuando se me estropeó el reloj. Ha de ser la pila, pensé mientras intentaba recordar las relojerías que había conocido durante el tiempo que había vivido …

Continuemos en la cocina...

Muchísimas lecturas y pocos comentarios. Eso es bueno. mucha gente que creía saberlo todo comienza a descubrir que quizás no
sabe nada. O quizás supone que sabe. Es decir: mi abuela me dijo que el rabo de toro de lidia cocinado en cazuela de barro es una delicia. El que yo he probado no era de toro de lidia, no estaba cocinado en cazuela de barro, pero igual me supo a delicia. ¿Será por mi abuela? Puede...
Cuando escribes una historia original de la que nadie ha escuchado hablar, te arriesgas a romper arquetipos. <y las personas se sienten seguras con los arquetipos^. Si yo digo que mi abuelo era fascista durante la guerra civil española, me colgaréis una etiqueta de derechas pero si afirmo que mi otro abuelo era anarquista en Italia, dudaréis...
Por ello la cocina que funde los gustos de todos: la pizza italiana, como me la enseñó mi abuela siciliana, la cocina de mi madre gallega y mis propios agregados...
En literatura como en la comida los gustos son cambiantes. Ahora se pone …

Todos nos quejamos y todos tenemos razón… pero no es suficiente.

La historia va precipitando los hechos y se nos muere Gabriel García Márquez y Gerard Vergès casi al mismo tiempo. ¿A que se parecen? Podrían ser hermanos aunque quizás sean dos personalidades contrapuestas… como muchos hermanos. A Gabriel García Marquez, Rafael Narbona lo pone a parir como un pesetero, chupaculos y advenedizo http://rafaelnarbona.es/?p=7372 pero sus libros se han vendido como rosquillas y su fortuna está guardada a muy buen recaudo sin saber cuánto acumulaba. En cambio Gerard Vergés, que también ostenta unos cuantos logros quecopio del periódico La Vanguardia:
Tortosa (Tarragona). (EFE).- El poeta tortosino Gerard Vergés falleció anoche, pocos minutos después de las 23 horas, a los 83 años, según ha informado hoy el alcalde de Tortosa, Ferran Bel.

Nacido en Tortosa en 1931, Vergés recibió la Cruz de Sant Jordi en 1997, fue farmacéutico y profesor universitario, además de escritor, y su primer libro publicado, el poemario 'L'ombra rogenca de la lloba' (1981…

Cocineros de sueños. Mi cocina de autor literario.

Anoche estaba viendo Master Chef (que por cierto es el único reality que miro) y pensé que nosotros, los escritores, somos una especie de cocineros de palabras para saciar el hambre del espíritu o para satisfacer el apetito de relax de mentes estresadas. Y por qué no quizás también en algunos casos para acariciar espíritus sibaritas que disfrutan con la levedad de un vocablo o el colorido de una imagen creada a partir de letras ordenadas de una cierta manera.Algunos llegan a chefs. No son todos los que están en la foto ni están todos los que son. Yo cocino letras desde hace mucho tiempo con diferentes resultados y la bondad de mis comensales ha hecho que en el peor de los casos guarden silencio. Quizás no he destacado lo suficiente para crearme verdaderos enemigos que descuarticen mis escritos o tal vez los grandes tiburones de la crítica no han llegado a pasar por mi cocina. A vosotros, los que guardáis silencio cuando uno de mis platos tiene demasiada sal o los sabores son difícile…