Skip to main content

Continuemos en la cocina...

Muchísimas lecturas y pocos comentarios. Eso es bueno. mucha gente que creía saberlo todo comienza a descubrir que quizás no
sabe nada. O quizás supone que sabe. Es decir: mi abuela me dijo que el rabo de toro de lidia cocinado en cazuela de barro es una delicia. El que yo he probado no era de toro de lidia, no estaba cocinado en cazuela de barro, pero igual me supo a delicia. ¿Será por mi abuela? Puede...
Cuando escribes una historia original de la que nadie ha escuchado hablar, te arriesgas a romper arquetipos. <y las personas se sienten seguras con los arquetipos^. Si yo digo que mi abuelo era fascista durante la guerra civil española, me colgaréis una etiqueta de derechas pero si afirmo que mi otro abuelo era anarquista en Italia, dudaréis...
Por ello la cocina que funde los gustos de todos: la pizza italiana, como me la enseñó mi abuela siciliana, la cocina de mi madre gallega y mis propios agregados...
En literatura como en la comida los gustos son cambiantes. Ahora se pone de moda la novela erótica y todo dios a leer y escribir novela erótica. Hace unos años pasó con la novela histórica e Isabel Allende, luego con la Rowlings y Harry Potter en infantil juvenil y después con el furor de Crepúsculo. ¿Qué hace que una novela tenga tanto éxito? ¿Es su autor un superdotado o un suertudo que ha estado en el lugar justo y el momento oportuno? Pues no, nada es tan aleatorio en el mundo económico...
Como decía más arriba, cuando escribes una novela original, te arriesgas a romper arquetipos. Y eso molesta al lector. Pero quizás tu temática entra dentro de un nicho de mercado que hace tiempo no se explota y algún visionario o experto en marketing encuentra que puede llegar a sacarle provecho. Si tiene razón, te habrás convertido en el nuevo Dan Brown. ¿Así de simple? Pues si lo consideras simple, es así de simple. El problema de las editoriales españolas o hispanoamericanas es que usan anteojeras. ¿Anteojeras? Sí, como los caballos que tiran de un carro. Las anteojeras evitan el temor de mirar con amplitud un mercado de más de mil millones de personas hispano parlantes y al mismo tiempo no permiten visualizar oportunidades de mercado. Todo es copiar y pegar. Es decir que si los yanquis sacan 50 Sombras de Grey porque han investigado que hacía mucho que no se editaba novela erótica... los españoles compran 50 Sombras y piden a sus escritores que escriban sobre esa temática. En realidad debería ser al revés pero es más sencillo subirse al carro del vencedor y no darle importancia al mercado que se tiene.
Esto es una excelente oportunidad para las pequeñas editoriales con miras amplias aunque serán copiadas en muy poco tiempo si llegan a tener éxito. Un ejemplo: Àrbora Books invierte su esfuerzo en una colección de libros infantiles dedicados a promover el patrimonio histórico y cultural de les terres de L'Ebre, menos de cinco meses después un prestigioso periódico decide publicar ocho obras infantiles de sus bazas super mega reconocidas pero no por literatura infantil. ¿No era que los niños de hoy no leen?
A ver que no es una queja, cada uno puede hacer lo que buenamente le de la gana mientras el juez no lo considere ilegal. Eso sí, chavales de otras cocinas literarias, a ver si ponéis una poca de imaginación y dejáis de copiar burdamente...

Popular posts from this blog

¿Por qué la adolescencia tiene tanta mala prensa?

Yo me he rebelado con llamar adolescencia a ese período de la existencia. Es que la palabra adolescente está ubicada entre adolecer y adolorido, y conlleva la sensación de padecer una enfermedad inevitable que se cura con el tiempo, como la gripe, y que puede paliarse aprendiendo a usar tampones, preservativos, cremas depilatorias, maquinillas de afeitar o fumando. Por ello he elegido «Renascencia» y la he definido como la etapa de la vida en la cual constatamos que podemos relacionarnos con los demás sin dejar de ser nosotros mismos. En ella aplicamos nuestras cualidades innatas y contrastamos los valores aprendidos en la familia o proclamados por la sociedad.De más está decir que hay personas de noventa años que todavía no la han superado. De ahí el valor de esta novela, ubicada temporalmente en el punto en que comenzamos a asomar la cabeza a un mundo nuevo, extraño, muchas veces incomprensible y las más de las veces profundamente cruel e injusto. Pero también tiene algo de misterio…

¿Cuándo comenzó su Renascencia?

Y usted preguntará: ¿Y eso qué es? Es normal que lo pregunte porque «Renascencia» es el acrónimo entre renacer y adolescencia. Y puede que usted diga: ¡Ah!, esa edad difícil o «la edad del pavo» como suelen llamarla algunos que deben haber nacido siendo adultos, porque de otra manera no se explica que la llamen así. O han intentado olvidarla de tan terrible que fue.Es que pareciera ser que la adolescencia fuese una clase de enfermedad que se cura con el tiempo. «¡Ya pasará! Es una adolescente». Cuando quise ponerle título a una novela juvenil que abarcaba el proceso de paso del niño al adolescente, quise investigar sobre esta etapa y lo que decían los expertos sobre ella. Y me encontré con que la definición tradicional dice más o menos lo siguiente: «Adolescencia es el lapso de tiempo que los individuos necesitan para considerarse socialmente autónomos» ¿Qué? ¿Socialmente autónomos? Si como sostiene el Psicólogo Erik Erikson, el desarrollo es un fenómeno psicosocial que se extiende dura…

¿Poco yo? Parte 1

Todos tenemos días en que nos sentimos poca cosa... casi insignificantes. ¿y si mirásemos al ser humano como si fuese un producto que compramos al nacer? El producto ser humano consta de dos partes principales: ·Componentes visibles ·Componentes invisibles Ya sé que le parecerá una verdad de Perogrullo. ¡Qué descubrimiento! ¿No? Pero de alguna manera hay que comenzar a desenredar la madeja. Creo que todos los colores de este producto al que llamamos ser humano constan de estos componentes sin excepción: negros, blancos, amarillos y todos los tonos intermedios. Como puede ver, en esto también somos iguales. Incluso comparten estas características todos los modelos de las diferentes marcas: varones, mujeres, transexuales, homosexuales, bisexuales, lesbianas y asexuales. Ocurre lo mismo con los tamaños y formas de los diferentes modelos: altos, bajos, flacos, gordos, niños, adultos, bellos y feos. Recapitulando, el producto ser humano tiene como finalidad ser feliz y viene de fábrica con dos …