Skip to main content

Convenciones sociales




Juan quería ser poeta. Le apasionaban los versos, disfrutaba con la música que producen las palabras enlazadas. Se imaginaba que sus poemas serían algún día canciones y recorrerían el mundo repetidos por millones de gargantas.
Un día se lo dijo a su padre.
—Papá, quiero ser poeta.
—¿Y cómo te ganarás la vida, hijo? —preguntó el padre y la cara del niño se ensombreció.
—Mira, creo que lo más adecuado es que estudies una profesión o elijas un oficio, como yo. Eso te hará un hombre de bien. Luego buscas una buena chica como tu madre, a la que le gusten los niños. Te casas y formas una preciosa familia. Te compras una casa, un coche y ves crecer a los hijos, les das estudios y un día te harán abuelo como espero serlo yo… Es la vida.
Juan no volvió a escribir ni un solo verso más. Eso sí, estudió química industrial, entró a trabajar en una gran empresa y gracias a su esfuerzo fue escalando posiciones hasta llegar a jefe. Conoció a una dulce jovencita, se enamoró y se casó. Tuvieron tres hijos adorables, compraron una enorme casa con jardín, un coche familiar y un chalet de fin de semana en las montañas.
Pero Juan siempre estaba inquieto, se irritaba por cualquier tontería y buscaba estar siempre ocupado. Cuando ya los dos pequeños estaban en edad escolar y el mayor en el instituto, la empresa para la que trabajaba  decidió cerrar su planta e irse fuera del país. Juan se quedó sin trabajo. Aunque tenía ahorros y había sido indemnizado, su ritmo de vida lo llevó en poco tiempo a gastar todo lo que tenía.
Juan recorrió sin éxito empresas grandes medianas y pequeñas. La crisis había hecho que todas tuviesen que reducir personal y Juan entró en una depresión profunda por lo que debieron ingresarlo en un instituto de salud mental.
Un día su hijo mayor fue a visitarlo; acababa el bachillerato y no sabía qué hacer con su vida. Aún a sabiendas que quizás no le contestase, el joven hizo la pregunta:
—Papá… —el padre no levantó la cabeza que tenía hundida entre las manos.
—Acabo este año el bachillerato y no sé que hacer…
Hubo unos minutos de silencio. Luego Juan levantó con esfuerzo la cabeza y miró a su hijo desde aquellos ojos hundidos y aguardentosos.
—Busca aquello que te haga feliz. No importa lo que te digan...
Alos pocos meses Juan comenzó a mejorar, dejó la medicación y recibió el alta.  A su última visita al psicólogo acudió con una libreta en las manos.
—¿Qué es esa libreta Juan? —preguntó el terapeuta y Juan sonriendo de oreja a oreja contestó:
—Soy poeta…


Popular posts from this blog

¿Por qué la adolescencia tiene tanta mala prensa?

Yo me he rebelado con llamar adolescencia a ese período de la existencia. Es que la palabra adolescente está ubicada entre adolecer y adolorido, y conlleva la sensación de padecer una enfermedad inevitable que se cura con el tiempo, como la gripe, y que puede paliarse aprendiendo a usar tampones, preservativos, cremas depilatorias, maquinillas de afeitar o fumando. Por ello he elegido «Renascencia» y la he definido como la etapa de la vida en la cual constatamos que podemos relacionarnos con los demás sin dejar de ser nosotros mismos. En ella aplicamos nuestras cualidades innatas y contrastamos los valores aprendidos en la familia o proclamados por la sociedad.De más está decir que hay personas de noventa años que todavía no la han superado. De ahí el valor de esta novela, ubicada temporalmente en el punto en que comenzamos a asomar la cabeza a un mundo nuevo, extraño, muchas veces incomprensible y las más de las veces profundamente cruel e injusto. Pero también tiene algo de misterio…

¿Cuándo comenzó su Renascencia?

Y usted preguntará: ¿Y eso qué es? Es normal que lo pregunte porque «Renascencia» es el acrónimo entre renacer y adolescencia. Y puede que usted diga: ¡Ah!, esa edad difícil o «la edad del pavo» como suelen llamarla algunos que deben haber nacido siendo adultos, porque de otra manera no se explica que la llamen así. O han intentado olvidarla de tan terrible que fue.Es que pareciera ser que la adolescencia fuese una clase de enfermedad que se cura con el tiempo. «¡Ya pasará! Es una adolescente». Cuando quise ponerle título a una novela juvenil que abarcaba el proceso de paso del niño al adolescente, quise investigar sobre esta etapa y lo que decían los expertos sobre ella. Y me encontré con que la definición tradicional dice más o menos lo siguiente: «Adolescencia es el lapso de tiempo que los individuos necesitan para considerarse socialmente autónomos» ¿Qué? ¿Socialmente autónomos? Si como sostiene el Psicólogo Erik Erikson, el desarrollo es un fenómeno psicosocial que se extiende dura…

¿Poco yo? Parte 1

Todos tenemos días en que nos sentimos poca cosa... casi insignificantes. ¿y si mirásemos al ser humano como si fuese un producto que compramos al nacer? El producto ser humano consta de dos partes principales: ·Componentes visibles ·Componentes invisibles Ya sé que le parecerá una verdad de Perogrullo. ¡Qué descubrimiento! ¿No? Pero de alguna manera hay que comenzar a desenredar la madeja. Creo que todos los colores de este producto al que llamamos ser humano constan de estos componentes sin excepción: negros, blancos, amarillos y todos los tonos intermedios. Como puede ver, en esto también somos iguales. Incluso comparten estas características todos los modelos de las diferentes marcas: varones, mujeres, transexuales, homosexuales, bisexuales, lesbianas y asexuales. Ocurre lo mismo con los tamaños y formas de los diferentes modelos: altos, bajos, flacos, gordos, niños, adultos, bellos y feos. Recapitulando, el producto ser humano tiene como finalidad ser feliz y viene de fábrica con dos …