Skip to main content

Escribir: Arte VS. Oficio, VS. Talento.



En los últimos años ha habido una proliferación de “escritores”. Tal parece que hubiese más gente que escribe que lectores. Hay quienes se han aventurado a declarar que “la literatura se muere”, que el hecho de que todo el mundo escriba la está llevando a la agonía. Otros opinan que las nuevas tecnologías la están matando.
Yo disiento.
La literatura como cualquier arte está cambiando. Y me alegro por ello. El hombre cambia, el lenguaje también y la literatura sigue ese mismo proceso. El hecho de que haya hoy tantos escritores, me corrijo, tantas personas que escriben; es síntoma de la evolución. Es que, “todos” sabemos escribir y leer. Me podréis decir que los índices de analfabetismo, bla, bla, bla, pero la realidad es que en menos de una centuria, el analfabetismo se ha reducido a nivel mundial desde un 70%, 60% o 40%, en los países más desarrollados; a un 4% o un 3%. Hoy día, si quieres estar comunicado tienes que saber leer y escribir, aunque sea “mal”. Y la literatura es el vehículo de la lengua. Como dijo hace poco Joan Francesc Mira: (https://es.wikipedia.org/wiki/Joan_Francesc_Mira), una lengua no se consolida como tal hasta que no se hace literaria. Es decir, hasta que no se escriben libros con ella.
El escribir es un arte y como tal necesita de maestros. Por ello se insiste tanto a quienes deciden practicarlo… que deben leer mucho. Y es cierto, la única manera de escribir bien, parece ser,  es leer a los que lo hacen o hacían bien, ya que algunos están muertos. El problema suele ser que muchos escritores, e incluyo ambos sexos en la acepción, se quedan en eso. Es decir escriben como lo que han leído, imitan el estilo de sus maestros. Y en general, el resultado es bastante pobre. Recuerdo, hace muchos años, que una crítica literaria me dijo que yo escribía como el Gabo. Creo que engordé diez kilos aquel día. Si lo hiciese hoy, me entristecería, porque significaría que me quedé imitando “Cien años de soledad”. El mejor maestro de bonsái que haya conocido sentenciaba: “sigue a un maestro, luego a otro y quizás a un tercero, pero tarde o temprano deberás elegir tu propio camino”. Y el bonsái es un arte, como escribir. Por tanto, de la conjunción de estilos que te han marcado como lector, deberá surgir el tuyo propio, con sus propias peculiaridades.
Escribir es un oficio y como tal necesita práctica. No porque hayas hecho un cacharro de barro te conviertes en alfarero. Un cuento, dos, diez, no te convierten en escritor. Quien hace su primer cacharro cree, en general, que lo ha hecho bien. Un alfarero avezado encontraría miles de defectos. Puede que tengas un golpe de suerte y tu primer cacharro te salga ni que pintado. No deja de ser un golpe de suerte. A Joan Miró lo criticaban en su época porque pintaba como un niño. Él se defendía diciendo que le había costado veinte años de trabajo, pintar como un niño. Y es cierto. A Picasso le sucedió lo mismo. No es malo desandar un camino, ya tienes la experiencia de haberlo caminado. Y es además la única manera de saber dónde lleva. Hoy tenemos la urgencia de triunfar, ¡rápido! Y por allí puede que comience a agonizar la literatura, el bonsái, la escultura, la pintura, la música… y hasta la alfarería. Cuando era joven estas mismas palabras me parecían pamplinas, ahora las digo yo.
Para escribir se necesita talento. Y aquí hemos encontrado a la madre del borrego. El talento no se puede imitar, no se puede obtener de la práctica. Como máximo, se puede descubrir y cultivar. Y a veces se confunde con oficio, con ser buen imitador o con ser extravagante. ¡Total! El consumidor no sabe distinguir, el lector es tonto… Puede. Sin embargo, sigue teniendo validez el dicho: “puedes engañar a muchos durante poco tiempo, o a pocos durante mucho tiempo, pero… no puedes engañar a muchos durante mucho tiempo”.
El problema del talento es que suele ser un potro desbocado. A las personas con talento les suele costar enfocarse, concentrarse en una actividad. Se aburren muy fácilmente. Por ello necesitan un maestro, un andarivel que los contenga, y practicar.
Para descubrir y cultivar el talento existen los talleres de escritura creativa, aunque muchos se confunden con una escuela para enseñar a escribir. Y en realidad a escribir, deberían enseñarnos en la escuela, enseñar a dominar el lenguaje es patrimonio de los maestros. Escribir literatura es otra cosa. Así llegamos al punto que por una manca educativa, quien tiene talento, además de cultivarlo, debe reaprender a caminar (porque escribir es como caminar). Los talleres de escritura creativa deberían ser para las editoriales, como el campo para los labradores. Pero no lo son. Algunas como Mondadori han creado sitios para aquellos a los que les gusta escribir y dejan la carnada, que si eres bueno, quizás te “fichen”. ¡Y una mierda!
Escribir es arte, es oficio y ninguna de estas actividades puede desarrollarse sin… talento. Como un taburete de tres patas, no hay manera de que se sostenga en pie con dos.
Si te agrada escribir, haz un buen taller de escritura creativa, que no te engañen. “No te hace falta saber lo que es un personaje”. Necesitas convencerte de que tienes talento. Todo lo demás lo hace el oficio o seguir a un maestro. Para hacer un anillo de oro hace falta fundirlo, machacarlo, moldearlo y pulirlo. Pero no se puede hacer nada si no hay “oro”.
Si descubres que no tienes talento para la literatura, alégrate. Seguro que tienes valores para otras actividades y puede que hasta sean más sencillas.
Si tienes talento, lees mucho, escribes un montón y te esfuerzas en mejorar cada día… nada te garantiza que triunfes, porque “todos sabemos escribir”

Popular posts from this blog

¿Por qué la adolescencia tiene tanta mala prensa?

Yo me he rebelado con llamar adolescencia a ese período de la existencia. Es que la palabra adolescente está ubicada entre adolecer y adolorido, y conlleva la sensación de padecer una enfermedad inevitable que se cura con el tiempo, como la gripe, y que puede paliarse aprendiendo a usar tampones, preservativos, cremas depilatorias, maquinillas de afeitar o fumando. Por ello he elegido «Renascencia» y la he definido como la etapa de la vida en la cual constatamos que podemos relacionarnos con los demás sin dejar de ser nosotros mismos. En ella aplicamos nuestras cualidades innatas y contrastamos los valores aprendidos en la familia o proclamados por la sociedad.De más está decir que hay personas de noventa años que todavía no la han superado. De ahí el valor de esta novela, ubicada temporalmente en el punto en que comenzamos a asomar la cabeza a un mundo nuevo, extraño, muchas veces incomprensible y las más de las veces profundamente cruel e injusto. Pero también tiene algo de misterio…

¿Cuándo comenzó su Renascencia?

Y usted preguntará: ¿Y eso qué es? Es normal que lo pregunte porque «Renascencia» es el acrónimo entre renacer y adolescencia. Y puede que usted diga: ¡Ah!, esa edad difícil o «la edad del pavo» como suelen llamarla algunos que deben haber nacido siendo adultos, porque de otra manera no se explica que la llamen así. O han intentado olvidarla de tan terrible que fue.Es que pareciera ser que la adolescencia fuese una clase de enfermedad que se cura con el tiempo. «¡Ya pasará! Es una adolescente». Cuando quise ponerle título a una novela juvenil que abarcaba el proceso de paso del niño al adolescente, quise investigar sobre esta etapa y lo que decían los expertos sobre ella. Y me encontré con que la definición tradicional dice más o menos lo siguiente: «Adolescencia es el lapso de tiempo que los individuos necesitan para considerarse socialmente autónomos» ¿Qué? ¿Socialmente autónomos? Si como sostiene el Psicólogo Erik Erikson, el desarrollo es un fenómeno psicosocial que se extiende dura…

¿Poco yo? Parte 1

Todos tenemos días en que nos sentimos poca cosa... casi insignificantes. ¿y si mirásemos al ser humano como si fuese un producto que compramos al nacer? El producto ser humano consta de dos partes principales: ·Componentes visibles ·Componentes invisibles Ya sé que le parecerá una verdad de Perogrullo. ¡Qué descubrimiento! ¿No? Pero de alguna manera hay que comenzar a desenredar la madeja. Creo que todos los colores de este producto al que llamamos ser humano constan de estos componentes sin excepción: negros, blancos, amarillos y todos los tonos intermedios. Como puede ver, en esto también somos iguales. Incluso comparten estas características todos los modelos de las diferentes marcas: varones, mujeres, transexuales, homosexuales, bisexuales, lesbianas y asexuales. Ocurre lo mismo con los tamaños y formas de los diferentes modelos: altos, bajos, flacos, gordos, niños, adultos, bellos y feos. Recapitulando, el producto ser humano tiene como finalidad ser feliz y viene de fábrica con dos …