Skip to main content

Posts

Showing posts from October, 2016

Cocina de autor

A punto de acabar mi segundo libro de no ficción, debo decidir cual de las dos trilogías que tengo comenzadas, cocinaré este invierno. Sí, porque escribir es como cocinar un buen plato. Uno elige los ingredientes, los sazona para que sean más dulces, más salados o más picantes y luego los cuece a fuego lento, agregándoles un buen caldo, finas hierbas y esas especies que le dan un sabor y aroma peculiares...Y creo que me decidiré por la más antigua, que ya lleva reposando unos meses... La saga tiene como título provisorio «Genios esclavos» y el primer libro se llamará casi con seguridad: «El secreto de Sara Mata y Darren O'Connor». Quienes han probado este primer plato me dicen que tiene algo de «The Gossip Girl», un toque de «Los Juegos del Hambre» y una suave reminiscencia a «10 cosas que odio de tí». Yo no lo sé porque de la primera solo he visto un par de capítulos, no leí «Los Juegos del Hambre» y no vi el remake de la peli. Como me gusta dejar entrar cada tanto a alguien en m…

Ríete del Olimpo

A menudo pensamos que los clásicos son muy serios y aburridos, pero ¿qué pasaría si mirásemos al Olimpo con los ojos de hoy?
¿No sería una especie de culebrón?
Porque el poder absoluto tiene mucho de cómico y caricaturesco... Os dejo este fragmento.


Zeus meditaba sentado en su trono blanco, inmaculado. Usaba el rayo para acompañar sus
pensamientos sin percatarse que al moverlo, producía tormentas en distintos lugares de la Tierra.
— ¡No puede ser!, ¡No puede ser!... ¡Estoy harto!... —gritó sintiendo que el ojo izquierdo
le titilaba, como una estrella en el firmamento.
Es que cada vez que discutía con su esposa Hera por culpa de los celos, o alguien le
contrariaba, se ponía de muy mal humor. Todos lo sabían y procuraban mantenerse a distancia
para no despertar su ira.
Pero esta vez iba en serio, estaba cansado de repetir siempre lo mismo y que cada cual
hiciese lo que le venía en gana. Él quería un Olimpo reluciente que no le supusiera una tarea
titánica manejar y al mismo tiempo no pens…

Cinco céntimos.

Cinco Céntimos sobre mí No soy de escribir mucho sobre mí, aunque dicen por ahí que uno no puede escribir más que sobre sí mismo. Con seguridad, mis novelas y mis libros de no ficción reflejan de manera más o menos explícita cómo soy en realidad. Sin embargo, creo que quienes no me conocen personalmente, tienen el derecho de saber quién es y cómo es Ricardo Lampugnani. Pienso que la definición en cinco céntimos es que soy un humanista a ultranza. Es decir, creo que la sociedad debería estar dedicada a facilitar el crecimiento de cada persona en todos los aspectos: intelectual, espiritual, físico y económico. Dicho de esta manera suena a utopía, lo sé. Pero es lo que siento. Tal vez soy así debido a la influencia de mi abuelo paterno, un italiano que se autodefinía como anarquista y que me acompañó durante diez años de mi vida. Nunca voy a olvidar la sensación de desamparo y soledad en que me sumió su muerte. De mi padre aprendí a hacer las cosas, aunque no salgan perfectas. De mi madre la…

El precio de la fama

A veces el destino resuelve las situaciones mejor que uno mismo. La banda en
aquel momento no tenía ni nombre. Habíamos barajado mil posibilidades, pero nunca
llegábamos a un acuerdo.
Aquel sábado nuestro tema se había escuchado en Radio Catalunya más de diez
veces: J.C. (Joan Carles Gandía), sólo sabía que yo era Úrsula y erigiéndose en padrino
del grupo organizó un concurso.
— ¿Cómo os gustaría que se llamase este grupo…? La cantante es Úrsula y
suena de ¡esta manera! —repitió hasta el cansancio. A partir del lunes, cuando
repartimos las tarjetas y las copias, todas las radios se plegaron a la idea. El fin de
semana siguiente se disipó la incógnita. Pasamos a ser “Úrsula y Los Tres”.
— ¿Los tres qué? —había preguntado irónico “el Paco”.
—Mosqueteros —contesté
—Payasos… —acotó Jordi con su humor peculiar.
— ¡Tengo vuestro primer concierto exclusivo en directo! — había exclamado
José Sagazza entrando de improviso a nuestro ensayo. El Paco lo miró con ojos
fulminantes y José se puso ta…

Compre "Ser Humano", es un producto maravilloso cuando lo hacemos funcionar correctamente.

Los accesorios no son un fin sino una herramienta que me facilita la vida. Esto no significa que el ideal sea ser pobres como ratas, tal y como lo expuse en algún otro apartado. Se puede ser tranquilamente rico y no ser esclavo de nuestras posesiones. No es fácil porque quien no está pendiente del último modelo de coche o de su tercera casa en la playa, en general no se preocupa de si tiene más o tiene menos. Lo importante es que lo que tiene le sirva para llevar adelante su proyecto. ·Puedo estar solo. Es más, en algunos momentos necesito mi propia compañía, disfrutarme, centrarme, quererme. Es una sensación de hogar, de calidez y de regocijo que me permite luego relacionarme con los otros productos y trabajar en red sin perder mi propia identidad. ·Mi camino es solo mío. Nadie puede transitarlo por mí y yo no puedo caminar el sendero de otro. Mi ruta no es más difícil ni más fácil que las demás, tiene la dificultad que yo le ponga. Y debo acotar aquí que, en el camino, como en todos, …

La mujer florero

No soy aficionado a leer novela romántica o romántica – erótica. Quizás sea porque me di un atracón siendo adolescente, cuando les robaba los libros a mis primas. Creo que era porque yo leía todo lo que caía en mis manos y también, por qué no decirlo, porque sentía curiosidad respecto al sexo femenino. Pero de ello hace ya muchos años y pensé que el sexo débil había evolucionado más. En los últimos días he comenzado a leer cuatro o cinco libros de este género. Digo he comenzado porque no he acabado ninguno. La motivación ha sido una novela que estoy escribiendo y para la que necesito algunos puntos de vista femeninos. Y me he sorprendido, aunque no gratamente. Todas las que he comenzado están escritas por mujeres, lo cual todavía me sabe peor. No voy a poner ni nombres ni títulos porque cada uno es libre de escribir y leer lo que le dé la gana. Sin embargo, puedo decir que son obras de bastante aceptación. El lay motive de casi todas está resumido en la pobre chica o chica pobre sin int…

La Felicidad. Manual de usuario para humanos

Bien, el nuevo libro ya está acabado, editado y corregido. Saldrá al dominio público de manera simultánea en inglés y español. Estoy muy contento con el resultado. En especial me encanta la portada y el diseño interior, obra, como no podía ser de otra manera, de Aneley Lampugnani. Para quien no lo sepa, es mi hija, pero además de ello es Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas, Máster en Administración de Hoteles y Turismo, Planificadora de Eventos y Especialista en Diseño y Comunicación.
Bueno, babas aparte; os dejo un trozo de este trabajo.
Durante muchos años me he preguntado cómo es que el ser humano no viene al mundo con un manual de instrucciones. A mí, en particular me hubiese resultado muy útil para entenderme y no darme tantas veces la cabeza contra la pared. En especial lo eché de menos cuando nacieron mis hijas y en muchas ocasiones cuando comenzaron a crecer y a hacerse mayores. En cambio, me he tenido que conformar con libros de autoayuda, metafísica y otras cienci…

Renascencia

Era una época en la que no existían los teléfonos móviles, las video – consolas, ni las Wi, ni las Play Station. Quién tenía un televisor en blanco y negro era afortunado y los ordenadores ocupaban una habitación completa. Los niños soñaban con su primera bicicleta y las niñas con un par de patines. ¿Internet?, las únicas redes las tenían los pescadores y no eran sociales sino de nylon o algodón. Europa estaba dividida en dos, Alemania todavía mantenía el muro de la vergüenza y Estados Unidos pisaba la luna con un pie y bombardeaba en secreto Camboya con el otro. Nacía Led Zeppelin, unos años antes los Beatles habían revolucionado la música, porque la música necesitaba una revolución y John Lennon revolucionaba el mundo casándose con Yoko Ono. Se avecinaba un tremendo cambio que haría que las brechas generacionales se transformaran en abismos. En una época así comenzó mi «renascencia». Entreabrí la puerta a un mundo nuevo y fascinante pleno de misterios y descubrimientos, pero también …